Domingo , septiembre 23 2018
Home / China News / Urgen medidas legales más estrictas para combatir el acoso sexual

Urgen medidas legales más estrictas para combatir el acoso sexual

70e7ba18-fe1f-4e60-bc99-e51d3315ea6d

Un afiche contra el acoso sexual en una calle de Xi’an, provincia de Shaanxi. 9 de agosto de 2018.

Despertando consciencia se ayuda a romper el silencio

Las discusiones en línea sobre los comportamientos sexuales inadecuados han aumentado en China y las denuncias apuntan en contra de algunos personajes prominentes de medios de comunicación, académicos, de caridad, religiosos y círculos corporativos durante las últimas semanas.

Al menos un caso es ahora parte de una mayor investigación policial en China.

El gobierno incluyó una disposición sobre el acoso sexual laboral en un borrador del código civil que fue presentado al Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional la semana pasada. El borrador pide a los empleadores tomar medidas para prevenir el acoso y atender las quejas.

En entrevistas recientes de medios locales con 12 individuos -estudiantes universitarios, un maestro, un trabajador social y un abogado, que viven en Beijing, otras partes de China continental y Estados Unidos- revelan una creciente conciencia en China ante el acoso, abuso y asalto sexual, con la ayuda de un medio social comprometido.

Las seis alumnas entrevistadas relataron que habían vivido alguna forma de acoso sexual. Una, incluso, reconoció una agresión por parte de un pariente masculino mayor.

El trabajador social y el abogado pidieron medidas legales más fuertes para combatir el acoso sexual.

Si bien los casos de violación son procesados por la jurisdicción de la Ley Penal, el acoso a menudo se trata solo a través de las reglamentaciones administrativas, principalmente relacionadas con conflictos laborales.

Los tres estudiantes varones entrevistados señalaron que los hombres jóvenes en China tienen una buena comprensión del significado de la igualdad de género en comparación con los hombres de generaciones anteriores.

Todos los entrevistados coincidieron en que la conducta sexual inapropiada tiene que ver, en última instancia, con las estructuras de poder, ya sea en los campus universitarios o en el lugar de trabajo.

Asunto legal

En julio, el bufete de abogados Qianqian de Beijing fue testigo de un aumento en el número de mujeres que buscaban asesoría sobre el acoso sexual. Creado en 1995, este ha tratado un promedio de 10 casos de acoso sexual y ataque sexual al año, la mayoría relacionados con violación.

Lyu Xiaoquan, su director ejecutivo, afirmó que estudiantes universitarias y las mujeres de las instituciones de investigación han visitado el bufete recientemente declarándose víctimas de acoso.

Él aseguró que el bufete, que también ofrece un servicio pro bono, aconseja a las víctimas sobre cómo proceder con los casos de acoso paso a paso.

Pero la tarea no ha sido fácil, porque a diferencia de los casos de violación, estipulados dentro de la Ley Penal y con condenas que oscilan entre los 3 y los 10 años de prisión y algunas veces más, dependiendo de la gravedad del delito, el acoso sexual no se rige por una ley independiente.

Lyu se refirió a las regulaciones administrativas especiales para la protección de las trabajadoras y la Ley de Protección de los Derechos de las Mujeres como dos documentos que se refieren al acoso.

Las regulaciones especiales, que entraron en vigor en 2012 y fueron formuladas por el Consejo de Estado, gabinete chino, estipulan que las organizaciones “deben prevenir el acoso sexual de las trabajadoras”, y el acta de las mujeres de 2005 establece que las mujeres pueden denunciar acoso a “instituciones pertinentes” .

“Aparte de la mediación laboral, ‘la pérdida de la dignidad’ es el otro motivo para archivar casos relacionados con el acoso sexual”, aseguró Lyu.

“Queremos una ley aparte para el acoso sexual, pero antes de eso, tenemos que resolver cuestiones como ‘¿Cuál es la definición de acoso sexual?’ y ‘¿Para qué serviría tal ley?’ “, agregó.

Li Dan, activista de los derechos de las mujeres y directora de una organización no gubernamental en Beijing, está a favor de una mayor claridad jurídica sobre el tema del acoso sexual y la publicidad que lo rodea.

Citando el ejemplo de la Ley contra la Violencia Doméstica, que entró en vigencia en 2015, aseguró que muchas antiguas víctimas y algunas estaciones de policía todavía no la conocen.

“Incluso si las víctimas quieren ayuda, pocas saben qué hacer”, advirtió Li.

Aparte de los estudiantes, las trabajadoras de fábrica son muy vulnerables al acoso sexual, según encuestas anteriores de organizaciones laborales en la provincia de Guangdong.

Después de que se hicieran acusaciones de conducta sexual inapropiada en los últimos tres meses o más contra individuos de un estatus relativamente alto -que negaron falta alguna- las discusiones en línea sobre el tema han escalado. Aun así, tales discusiones se limitan principalmente a los medios, estudiantes y activistas, explicó Li.

Según el usuario de Sina Weibo “Bu Lang Fen Zi”, el acoso sexual debe incluirse en un marco legal y la oportunidad que brindan los foros debe emplearse para promover la aplicación legislativa, de lo contrario, la valentía de aquellos que la padecieron no verá sus frutos.

Hashtag creado

Chang Jiang, profesor asociado de la Universidad de Tsinghua, creó el hashtag # I’llBeYour-Voice (yo seré tu voz) en Sina Weibo a finales de julio y la respuesta fue masiva.

Chang relató que más de 600 personas, la gran mayoría de ellas mujeres, habían compartido historias de conducta sexual inapropiada a través de mensajes privados esa semana.

Redactó los “identificadores” de Sina Weibo de aquellos cuyos mensajes publicó en su página pública. Todos esos mensajes eran de víctimas o personas que conocen a alguna víctima. Su página recibió alrededor de un millón de visitas solo el 1 de agosto.

La conducta sexual inapropiada es un problema universal y ningún país puede asegurar no padecerla, la variación radica exclusivamente en el grado.

En el contexto chino, las redes sociales han estado en la primera línea de combate.

Chang aseguró que entre los mensajes que recibió en Sina Weibo a finales de julio, los principales grupos atacados eran estudiantes universitarias o jóvenes graduadas que habían sufrido acoso sexual, mujeres que habían nacido o crecido en áreas rurales y denunciaban haber sufrido abuso sexual o agresión y “denunciantes de nombre real” que acusaron a personas específicas de conducta inapropiada.

“Fue desgarrador, especialmente cuando leí las historias de las chicas en el campo”, manifestó Chang, de 36 años, quien enseña periodismo y comunicación en la universidad en Beijing. “Esto es algo tan oscuro que nunca imaginé (que pudiera existir) antes”.

En una sociedad culturalmente conservadora como la china, tales campañas pueden ayudar a eliminar “el sentido de vergüenza” que puedan sentir las víctimas de asalto, abuso y acoso, agregó.

‘Tristeza en nuestros corazones’

Las seis estudiantes universitarias entrevistadas señalaron que las discusiones en línea facultan tanto a las mujeres como a los hombres para romper el código de silencio tácito.

La mayoría quería permanecer en el anonimato al relatar sus experiencias, aunque calificaron de valientes a las mujeres que revelaron su identidad en redes sociales relatando historias similares. Una de las entrevistadas aseguró que es más fácil presentarse para las mujeres influyentes que para otras mujeres.

A algunas actrices de Hollywood les tomó ocho años hacer públicas sus acusaciones contra el productor de cine Harvey Weinstein.

“Es una especie de reforma para promover la igualdad y conciencia de género”, explicó una estudiante de 22 años de la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing, sobre el compromiso más amplio en línea sobre el tema en China.

“Mis amigas y yo hemos experimentado diferentes tipos de acoso sexual en público. Y esas cosas han entristecido nuestros corazones”, expresó la estudiante de chino y agregó que la discriminación de género es una causa fundamental.

Shi Hanjin, una estudiante china que asiste a la universidad en Los Ángeles, reportó que todavía no se había encontrado con ninguna mujer que no se hubiera sentido acosada sexualmente, pero que al compartir historias, las mujeres descubren que no están solas.

“He conocido hombres extraños que me miraron o que intentaron agredirme en público tanto en Guangzhou (la capital de la provincia de Guangdong) como aquí en Los Ángeles”, afirmó Shi.

Otras tres alumnas en China hicieron hincapié en la necesidad de mejorar la educación de género desde la infancia.

“El gobierno debería ayudar a las instituciones de educación superior a establecer organizaciones relacionadas para recibir y tratar los informes sobre acoso sexual”, apuntó una estudiante de 23 años de finanzas públicas de la Universidad Zhongnan de Economía y Derecho en Wuhan, capital de la provincia de Hubei.

“El gobierno debería enfatizar la educación en este campo desde la infancia”.

Una estudiante de 24 años de literatura inglesa de la Universidad de Xiamen en la provincia de Fujian instó al gobierno a abrir canales en los que se puedan presentar denuncias por acoso, y advirtió que se debe mejorar la concientización entre hombres y niños en el país. Su universidad ha estado impartiendo algunas clases en el tema de seguridad, “advirtiendo a las chicas de los peligros que pueden encontrar a este respecto”, agregó.

En esencia, estos estudiantes quieren que se establezcan oficinas contra el acoso en los campus universitarios.

Una estudiante de Derecho, de 25 años, de la Universidad China de Ciencias Políticas y Derecho en Beijing, relató que fue acosada por un hombre de unos 50 años durante su pasantía en una empresa donde trabajaba.

Aseguró no ver ninguna razón por la cual las universidades no deban tener “tolerancia cero” hacia la conducta sexual inapropiada por parte de los profesores y agregó que muchos estudiantes se quedan callados por temor a que sus carreras académicas se vean afectadas por tratar de exponer las transgresiones de sus maestros.

Liang Tao, de 23 años, estudiante de ingeniería biomédica en la Universidad de Zhejiang, aseguró que prestará más atención a los derechos de las mujeres ahora que sabe más sobre ellos gracias a los foros en línea. Una de sus compañeras de clase sufrió un episodio de acoso en un autobús, agregó.

La empatía por quienes padecen y la ira hacia los perpetradores siempre ha existido en la sociedad, aseveró. “Pero en el pasado, no había redes sociales y la conciencia de la gente era baja”.

Otro entrevistado, Lian Dashuai, de 25 años, de la Universidad del Sudeste en Nanjing, provincia de Jiangsu, afirmó que las mujeres que denuncian a sus agresores, generalmente lo hacen una vez que pueden alejarse de estos. Lian, estudiante de medicina preventiva, ve las discusiones en la materia, especialmente en las universidades chinas, como un desarrollo positivo.

Tanto los estudiantes varones como Zhang Zepeng, estudiante de la Universidad de Finanzas y Economía de Zhejiang, consideran que los hombres chinos más jóvenes tienen una mejor comprensión de la igualdad de género: no ven a las mujeres como “inferiores”. Los hombres entrevistados también manifestaron apoyar los foros en línea.

En una imagen ligeramente diferente del chino moderno, dos estudiantes mujeres aseguraron durante las entrevistas que sus parejas parecían indiferentes ante su difícil situación cuando les contaron sobre incidentes de conducta sexual inapropiada que habían sufrido en el pasado.

Para una estudiante universitaria de Jiangsu, la importancia de la conciencia nunca puede ser sobrevalorada.

“Mi familia me dijo que no viviera con mi novio”, relató sobre el enfoque conservador que algunos padres tienen con respecto a las relaciones en China.

“Pero no me explicaron cómo responder ante un ataque sexual”, apuntó, denunciando que hace años un pariente mayor la había agredido en una zona diferente de China.

También puede ver

4cd6b54d-11a4-4e0b-b79e-e766e9242354

China busca incentivar la inteligencia artificial

Informe anual sobre  el desarrollo mundial de la inteligencia artificial, publicado en Shanghai el lunes. …