Martes , junio 18 2024
Home / Uncategorized / Los derechos laborales en EEUU: una asignatura muy pendiente

Los derechos laborales en EEUU: una asignatura muy pendiente

 

WechatIMG364

Xulio Ríos

 

La festividad del 1 de Mayo  tiene su origen en Chicago, EEUU, a finales del siglo XIX. La ciudad era uno de los focos industriales en la década de 1880, y los trabajadores comenzaban a movilizarse en protesta con el objetivo de conseguir la jornada de 8 horas.

 

La realidad actual en EEUU es que siguen sobrando los motivos para la movilización laboral. El país norteamericano tiene una legislación que se sitúa por detrás del mundo desarrollado en políticas salariales, protección de los trabajadores y derechos de sindicación. Así lo destacaba el año pasado la organización sin ánimo de lucro Oxfam América en un informe titulado “Donde el trabajo duro no da resultado”. En él se hace seguimiento de 56 políticas laborales en los 38 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), a los que después clasifica según su puntuación.

 

EE.UU. se ubica sistemáticamente cerca de la cola en esas listas: ocupa el puesto 36 en políticas salariales, el 38 en protección de los trabajadores y el 32 en derechos de sindicación, lo que refleja cómo el país considera los derechos y protecciones laborales como privilegios para las personas en ‘buenos’ trabajos.

 

En síntesis, el país más rico del mundo está rezagado a la hora de garantizar salarios, protecciones y derechos para millones de trabajadores. El lobby que ejercen las grandes empresas en Estados Unidos, dominado durante décadas por el neoliberalismo, ha ido dando forma a una legislación laboral que los deja desprotegidos, les niega derechos básicos como la baja por enfermedad y les dificulta derechos tan elementales como la posibilidad de sindicarse.

 

Así, la red de seguridad social que ofrece a la población, y especialmente a los trabajadores, es mucho más débil en comparación con otras naciones de renta alta. Asimismo, a pesar de tener una economía poderosa, en EEUU se hace poco por compartir los ingresos con los trabajadores y hace aún menos por garantizar que los trabajadores estén seguros y protegidos mientras trabajan. Incluso las denuncias por trabajo infantil han proliferado en los últimos tiempos, afectando a empresas emblemáticas como McDonalds.

 

Kaitlyn Henderson, investigadora del Programa de Política Nacional de EE.UU. de Oxfam América y principal autora del informe que acompaña al índice, considera que esta situación responde a decisiones políticas, no es una fatalidad inevitable, y que en las leyes laborales actuales del país se pueden ver claramente los ecos de la histórica discriminación racial y de género.

 

EE.UU., aprecia Henderson, es la única nación económicamente avanzada que niega a su fuerza laboral el derecho fundamental de licencia remunerada, lo cual favorece la desigualdad extrema y perjudica muy especialmente a personas de color, mujeres, inmigrantes y refugiados.

 

En el sector de los cuidados (en general a personas dependientes), el país es el último de la lista, ya que no ofrece ni un solo día de licencia por enfermedad remunerada obligatoria, o de ausencia por maternidad o paternidad remunerada para los trabajadores. Cabe señalar que, por ejemplo, en España se garantiza hasta 16 semanas de baja parental remunerada a ambos progenitores.

 

Además, en EEUU la sanidad no es un derecho básico universal, sino que está atada al empleo, y aun así a menudo permanece prohibitivamente cara. La Affordable Care Act, también conocida como Obamacare, que subvenciona el pago del seguro de salud a las rentas bajas, así como el Medicaid,  que en los últimos años se ha expandido en distintos estados gobernados por demócratas, como Nueva York, mientras que se ha reducido especialmente en estados sureños y republicanos, no han paliado sustancialmente las carencias en este sentido.

WechatIMG363

Una sindicación en apuros

 

La sindicación en EEUU sigue siendo baja. El movimiento sindical creció mucho tras la Segunda Guerra Mundial (hasta cerca del 40%), y se empezó a desplomar a partir de 1970, durante el mandato de Richard Nixon, que coincidió con la crisis del petróleo de 1973. En 2022, cayó a mínimos históricos del 10 %, y entonces solo el 12 % de la fuerza laboral estaba cubierta por negociación colectiva. Ello es consecuencia, sobre todo, de que las corporaciones privadas ponen en cuestión de forma constante las salvaguardas sindicales.

 

Hoy por hoy, las posibilidades de los trabajadores de organizarse y exigir mejores condiciones laborales son precarias en extremo. EEUU es el sexto país de la OCDE con peor legislación sindical. Grandes empresas, como FedEx, Amazon, Nestlé, Tesla o Bed Bath & Beyond, llevan años invirtiendo importantes cantidades de dinero en contratar consultoras especializadas en poner trabas a la autoorganización de los trabajadores. Las empresas actúan de forma especialmente agresiva contra los intentos de organización de sus trabajadores.

 

Xulio Ríos es asesor emérito del Observatorio de la Política China

 

También puede ver

bdad888ccac7db619837db2296c8fc00

Ziyi Yang: “Sentirse guapa como una es, es realmente importante, te facilita la vida y te hace más feliz.”

Ziyi Yang, una actriz y modelo china, valiente y luchadora que lleva toda una década …