Miércoles , septiembre 26 2018
Home / Economía China / La resiliencia de la economía China

La resiliencia de la economía China

136234702_1493106194466_title0hBEIJING, 25 abr (Xinhua) — La economía china sufre de vez en cuando sustos que nunca llegan a eclipsar su resiliencia.

Una vez más, los agoreros quedaron en entredicho cuando la agencia de estadísticas informó de que el crecimiento en el primer cuatrimestre del año fue del 6,9 por ciento, por encima de lo esperado. La cifra es espectacular, teniendo en cuenta el precario entorno global.

La economía china era conocida por el rumor de sus cadenas de montaje, los regüeldos de sus chimeneas y el sonido metálico de sus obras de construcción.

Pero poco a poco, el consumo y el sector servicios se han convertido en los nuevos referentes de la economía del país. En el primer trimestre, el 77,2 por ciento del crecimiento estuvo impulsado por el consumo, y el sector servicios representó el 56,5 por ciento del conjunto de la economía. En términos de crecimiento, el sector servicios supera de largo a la agricultura y la industria secundaria.

Un crecimiento sólido se traduce en empleos bien remunerados. La tasa de paro de China se mantiene por debajo del cinco por ciento, mientras que los ingresos reales disponibles per cápita aumentan a mayor ritmo que el PIB.

El primer ministro Li Keqiang ha dicho que la economía de China no solo ha evitado el “aterrizaje forzoso”, sino que se está estabilizando y mejorando, gracias al afianzamiento de su estructura y el incremento de puestos de trabajo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) citó como factor clave para justificar el optimismo de sus previsiones sobre la economía global la resiliencia de China, que ha ayudado a disipar las nubes que permanecían en el ambiente desde el fin de la Gran Recesión.

El FMI elevó la previsión de crecimiento para China en 2017 al 6,6 por ciento y ha anticipado que podría volver a hacerlo.

Mientras que la economía mundial sigue estancada, la de China avanza a toda máquina. Los datos del Banco Mundial señalan que el crecimiento de China en 2016 representó el 30 por ciento del total mundial.

Pese a estos indicios que invitan al optimismo, China no es inmune al riesgo y tiene una amplia lista de tareas que ejecutar, la primera de ellas la reforma.

El FMI ha advertido de que el crédito bancario crece a un ritmo demasiado vertiginoso y de que se están generando peligrosas burbujas inmobiliarias. Para resolver estos problemas es necesario tomar medidas efectivas, y así evitar que se vuelvan demasiado costosos de solucionar.

El gobierno chino ha fijado la reforma estructural por el lado de la oferta como su principal prioridad en la gestión de la economía. La reforma ayudará a atajar el exceso de capacidad, restringir el crédito y moderar las deudas. Nadie debe dudar de la determinación del gobierno en este sentido.

El endurecimiento de las condiciones financieras en todo el mundo y el avance del proteccionismo se presentan como baches en el camino de la economía china. Esto no debe hacer perder la confianza, dado el empeño y resiliencia del país.

También puede ver

2018年3月20日,中国北京,中国国务院总理李克强在全国人大结束后的记者会上讲话。REUTERS/Jason Lee

Premier: China reducirá aún más impuestos y tasas

TIANJIN, 19 sep (Xinhua) — El primer ministro chino, Li Keqiang, dijo hoy miércoles que …