Viernes , agosto 19 2022
Home / China News / Rejuvenecimiento de la civilización china: a través del caleidoscopio de la antigua capital

Rejuvenecimiento de la civilización china: a través del caleidoscopio de la antigua capital

BEIJING, 21 oct (Xinhua) — Toma cuatro horas llegar a Luoyang, capital de la primera dinastía china, Xia (2070-1600 a. C.), en la provincia central de Henan, desde Beijing, la actual capital nacional.

Pero Luoyang tardaría casi seis años y medio en producir lo que Beijing logró el año pasado en términos de Producto Interno Bruto.

En documentos de la historia y ficciones históricas, Luoyang es representada como un poderoso centro político prácticamente igual a Beijing. Antes de mediados del siglo X, Luoyang era ya una animada metrópolis – durante la mitad de su historia, que ya para entonces abarcaba 3.000 años, había sido la capital de 13 dinastías.

Los visitantes de hoy apenas pueden notar a primera vista cualquier evidencia de la herencia gloriosa de la Luoyang del pasado, una ciudad que no difiere mucho de las 600 que tiene el país.

Una de las razones es que su arquitectura más antigua, hecha de madera, fue destruida por varias guerras a lo largo de la historia.

La grandeza de Luoyang estuvo dormida bajo tierra durante siglos.

img_3443.jpg

DESPERTAR

Luoyang estaba en su apogeo durante la dinastía Tang (618-907), cuando la única emperatriz de China, Wu Zetian, trasladó allí la capital desde Chang’an (hoy Xi’an) durante su reinado (690-705).

Después del ascenso y la caída de las diferentes dinastías, Luoyang perdió gradualmente su chispa como el centro de China, e incluso del mundo.

La ciudad es más bien subestimada, si se compara con otras antiguas capitales de China, por ejemplo Xi’an, que es mundialmente conocida por sus Guerreros de Terracota.

Caída pero no olvidada, Luoyang fue elegida como una de las nuevas bases de la industria pesada de China en la década de 1950, cuando el Partido Comunista de China (PCCh) reconstruyó el país después de años de guerras.

Siendo la cuna de industrias como la maquinaria pesada para minería, tractores, cojinetes, material no ferroso y motores diésel de alta velocidad, en ese entonces Luoyang recibió tantos inmigrantes que se convirtió en una de las ciudades más pobladas de China.

Hoy en día, Luoyang tiene más de siete millones de personas, aproximadamente la población de Bulgaria. Su PIB en 2016 fue valorado en 379.500 millones de yuanes (57.500 millones de dólares), ocupando el segundo lugar en la provincia de Henan, y el 51º entre todas las ciudades de China.

La producción económica agregada de China superó el año pasado los 74 billones de yuanes (11,2 billones de dólares), lo que representa una tasa de crecimiento del 6,7%, una de las más rápidas del mundo.

El milagro económico se ha mantenido durante casi 40 años desde que el país adoptó la estrategia de reforma y apertura, en 1978, y Luoyang es una beneficiaria del proceso.

Para inyectar más vigor a su economía y mantener un crecimiento sostenible, a finales de 2015 China introdujo una reforma estructural por el lado de la oferta, que se espera que reciba el respaldo del XIX Congreso Nacional del PCCh, que se está desarrollando estos días en Beijing.

«Como una antigua base industrial, Luoyang no tiene otra opción que emprender la reforma para revivir», asegura Li Ya, secretario del partido de Luoyang.

Li resume la estrategia de desarrollo de la ciudad como «9+2», utilizando la palabra «moderno» en cinco ocasiones. Básicamente la estrategia apunta a construir sistemas de innovación moderna, industrias modernas, mercado moderno, urbanización moderna, infraestructura moderna, herencia y creación cultural, medio ambiente ecológico, apertura y servicios públicos.

A pesar de que podrían parecer menos interesantes para la gente común, se hacen eco de los cinco conceptos de innovación, coordinación, ecología, apertura e inclusión, propuestos por el PCCh en 2015. Los «cinco grandes conceptos» serán un tema central en el próximo congreso del partido para producir crecimiento en el futuro.

Henan espera mucho de Luoyang, con el anhelo de que se convierta en un motor que impulse la economía de la provincia.

Casi todos los jefes provinciales – secretarios del partido y gobernadores – son delegados al congreso del PCCh, la crucial reunión en la que se decidirán los planes de China para los próximos cinco o más años. El desarrollo futuro del país reside en el crecimiento de centenares de ciudades como Luoyang, además de miles de distritos.

«Si podemos hacer un buen uso de las políticas, el efecto no será menor que el de los años 50», afirma Li.

LA SOCIEDAD ACOMODADA YA ESTÁ A LA VISTA

«Estamos librando una dura batalla en dos frentes», asegura Li, refiriéndose a llevar a cabo la reforma estructural por el lado de la oferta y luchar contra la pobreza.

No exagera al comparar la eliminación de la pobreza con la guerra.

Hace cinco años, el XVIII Congreso Nacional del PCCh proclamó convertir a este país que tiene casi una quinta parte de la población mundial en una sociedad modestamente acomodada en todos los aspectos para 2020.

China ha sacado de la pobreza a un promedio anual de 13,9 millones de personas en los últimos cinco años, lo que significa casi 1,16 millones al mes, o al menos 26 personas por minuto.

El país está en una carrera contra el tiempo, ya que todavía hay más de 43 millones de personas, o el 3 por ciento de su población total, viviendo por debajo de la línea de pobreza, que son 2.300 yuanes (344 dólares) de ingreso anual.

«Esta es la solución china más importante para un problema mundial», asegura Li, quien es delegado al XVIII y el XIX Congreso Nacional del PCCh.

Los retos futuros no se limitan a la reducción de la pobreza.

La protección del medio ambiente es uno de los asuntos más importantes de la agenda de Li y de todos los funcionarios locales chinos, así como de los líderes del gobierno central.

Este mes, Luoyang lanzó una campaña de limpieza de sus ríos que se extenderá durante tres años, con el objetivo de mejorar la calidad del agua y también el entorno a lo largo de cuatro grandes ríos que la atraviesan, con una longitud total de 554 kilómetros.

Se espera que queden lo suficientemente limpios como para hacer posible la natación y la cría de peces. A lo largo de las orillas se plantarán más árboles y arbustos, y se construirán más parques y humedales para beneficiar a la gente local.

«El concepto de civilización ecológica es cada vez más popular entre la población local», dice Li, quien sugiere que es necesario «hacer algo para satisfacer a la gente».

Se espera que en los próximos cinco años China adopte medidas más duras para resolver los problemas ambientales. Cerca de 15.000 funcionarios no calificados en este campo fueron sancionados durante el año pasado, según el Ministerio de Protección Ambiental.

CONSTRUYENDO CONFIANZA EN LA CULTURA

Luoyang es una de varias ciudades chinas que comenzaron a expandirse lejos de, en vez de encima de, sus viejas ruinas a comienzos de los años 50.

A pesar de albergar seis lugares de Patrimonio Mundial de la UNESCO, no es tan conocida como sus pares occidentales, por ejemplo Atenas y Roma.

El paisaje moderno de la ciudad da pocas pistas de su pasado histórico, a excepción de un campo de 47 kilómetros cuadrados, diez veces el tamaño de la Ciudad del Vaticano, en su zona central.

Bajo la superficie han sido detectadas reliquias culturales. El gobierno municipal tiene un ambicioso plan para restaurar la arquitectura de los siglos VI y VII.

«La planificación y la construcción de la ciudad van de la mano con la protección de las reliquias culturales», dice Li, y agrega: «si podemos manejarlas bien, será una situación en la que todos saldrán ganando, pero si lo estropeamos, las reliquias constreñirán el desarrollo o resultarán dañadas».

«El presidente Xi Jinping nos dijo que debemos sentirnos orgullosos de nuestra cultura, y la gente necesita algo tangible para llegar a un consenso», manifiesta Li.

Luoyang es el hogar del origen de la civilización china. Arqueólogos aseguran que las ruinas de Erlitou, descubiertas allí en 1959, son parte de una de las capitales de la dinastía Xia.

El gobierno local está invirtiendo miles de millones tratando de restaurar la grandeza de lo que se cree que fue la ciudad más poblada del mundo a finales del siglo VII y comienzos del VIII.

Para algunos expertos, China no sólo seguirá siendo una potencia económica, sino que también se esforzará por recuperar su gloria perdida como una gran civilización. La nación está promoviendo su valor cultural y haciendo que su voz sea escuchada en todo el mundo.

UNA NUEVA FASE

La gente cree que la caída y el ascenso de Luoyang son una sugerencia de la gran marcha de China hacia el rejuvenecimiento nacional.

El Sueño Chino, que busca que para mediados del siglo XXI el país se haya modernizado, nunca ha sido tan fiel a los habitantes de Luoyang, así como a todo el pueblo chino en otros lugares. Para entonces, el grupo más numeroso de gente en el mundo estará libre de la amenaza de la pobreza y se hará rico.

China se convertirá en la mayor economía al superar a Estados Unidos, y ofrecerá las oportunidades de mercado más sorprendentes.

Se espera que el XIX Congreso Nacional del PCCh logre progresos significativos en la teoría y el desarrollo de políticas, que serán la Estrella Polar que guíe a China en una nueva etapa de crecimiento, en palabras de Liu Dezhong, un investigador especializado en marxismo y estrategias internacionales de la Academia de Ciencias Sociales de China.

«El nuevo liderazgo del PCCh será elegido durante un congreso histórico», vaticina Liu, y añade que la ocasión «marcará el inicio de una nueva fase de la construcción de un país socialista moderno».

A ojos de Li Ya, en línea con el nuevo desarrollo del país, Luoyang podría ser abierto aún más.

Como el lugar donde el Gran Canal se encuentra con el río Amarillo, el segundo río más largo de China, Luoyang está más que calificada para denominarse a sí misma como un protagonista central de la Ruta de la Seda.

«Debemos hacer pleno uso de la zona de libre comercio para impulsar la logística, el comercio y la fabricación en Luoyang», sugiere.

La Zona de Libre Comercio de Henan ha recibido más de 1.000 empresas por parte de Luoyang desde su inauguración, en abril pasado.

Los trenes expresos de carga han reemplazado a los caballos y los camellos para conectar de nuevo a Luoyang con Europa. Los productos incluyen dispositivos electrónicos, productos de alta tecnología e insumos agrícolas.

«Estaremos en el escenario central del mundo», manifiesta Li con orgullo.

También puede ver

3

Construcción animada y progresista del Área de la Gran Bahía

El «Plan de Desarrollo del Área de la Gran Bahía de Guangdong-Hong Kong-Macao» emitido por …